Desde Medellín llegan las malas compañías

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)1988

Tres  piezas  cortas  de danza – teatro conforman la obra Malas Compañía  de la  coreógrafa, bailarina  y  profesora de danza contemporánea Claudia Mejía  que hace parte del Festival Alternativo de Teatro.

“La danza contemporánea te pregunta: “¿Tú quién eres? ¿Cómo es tu cuerpo? ¿Qué es lo que tienes? ¿Qué es lo que no tienes? de ahí sale danza, y  sale danza, además, sabiendo que la palabra danza debe abrir el espectro de movimiento, desde un movimiento súper cotidiano así como lavarse los dientes, coger la mochila, caminar, hasta encontrar movimientos abstractos, que apelen a otra movilidad, a otros retos corporales”  afirma la artista.

“Malas   Compañía”  es un montaje que reflexiona sobre el movimiento y el cuerpo y  se  presenta en tres  partes: “Ángeles”  un  dueto creado a partir del cruce entre dos músicas opuestas Bach y punk; donde las bailarinas anteponen su línea de ballet clásico en contraste con ritmos que las estimulan a otro tipo de movimiento.  La segunda  pieza es “Cambio de Frente”,  coreografía para ocho bailarines que indaga en el cuerpo a partir de dos premisas desde él mismo: movimiento que parte desde el sistema columna – cadera y movimiento de cuerpos entre la pared y el piso; cuerpos que juegan en el plano cartesiano con la siguiente pregunta, ¿Se puede caminar por las paredes?  y para finalizar “Aloinjerto”  donde  la coreógrafa e intérprete tras sufrir una lesión con su correspondiente operación, crea un  solo  a partir del dolor, las etapas de recuperación y las sensaciones de un cuerpo que debe re-aprender a caminar para llegar a bailar.

Este   montaje surge en Medellín en el año 2012 a partir de un trabajo académico,  Claudia Mejía fue coreógrafa invitada para dictar la asignatura Taller Montaje en la Licenciatura en Danza de la Universidad de Antioquia, el resultado fue la obra “Cambio de Frente”, que tuvo gran éxito en la ciudad, pero  también una  gran cohesión entre el grupo de bailarines y la coreógrafa, que decidieron seguir juntos experimentando, invitando otros bailarines y abriéndose un lugar en el panorama artístico.

María  Claudia, es bailarina  de formación  pero  tras  realizar  una residencia  artística en la Escuela Nacional de Danza Clásica y Contemporánea  con la compañía  BarroRojo  en México, donde además tomo clases de teatro con el maestro Armando García, abrió completamente su  sensibilidad hacia el teatro, especialmente hacia  la danza-teatro; posteriormente realizo una  maestría en Prácticas Artísticas Contemporánea  en la Universidad de Girona, España,  dirigida por Tony Cots, actor durante veinte años del Odin Teatret y con la compañía de danza Malpelo,  esta experiencia le  permitió borrar las fronteras entre la danza y el teatro, tendencia europea que ya ni se discute, es decir, ya no se pregunta “¿Esto es danza o es teatro? simplemente, es arte en escena. Lo cual ha    trasformado  su  búsqueda artística  y creación coreográfica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.