Violencia, poder y sociedad en las coproducciones del iberoamericano

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)1136

Colombia, como país anfitrión  del  Festival Iberoamericano de Teatro  Claro  en esta versión destaca  tres coproducciones, Mapa Teatro con  ‘Los incontados’, La  Maldita Vanidad  con ‘Matando el Tiempo”   y Exilia2 Teatro  con   la ‘Voz”.  El público encontrara en estas obras instalaciones, etno-ficción, espacios no convencionales  e historias que hacen reflexión  sobre nuestra sociedad.

En  ‘Los incontados’  Mapa Teatro  explora  los efectos de la violencia política en el país y nuestra relación entre muerte y fiesta. Esta   obra hace parte de un  tríptico, junto a ‘Discurso de un hombre decente’, en la que reflexionó sobre el narcotráfico; y después, ‘Los Santos Inocentes’, que hablaba del paramilitarismo. Ahora, esta compañía, que cumple 30 años, se ocupará de la violencia en la intimidad de una familia. ‘Los incontados’ ocurre durante una fiesta infantil en la que dos niños asisten, sin saberlo, al último encuentro con su padre, quien con la ayuda de un ventrílocuo y su muñeco, crea este ambiente de celebración para hablarles de su pasado guerrero.

Con el teatro hiperrealista que tanto éxito les ha dado, la agrupación La Maldita Vanidad llega con “Matando El Tiempo. Primer Acto Inevitable: Nacer», una obra que retrata el conflicto del poder a través de una familia de clase alta que en un almuerzo campestre de domingo revela cómo se ejerce el abuso, en el ámbito familiar, social y político de nuestro país. La obra igualmente pone en contraposición la lucha de clases, pues además del universo de la familia rica se representa la realidad de los pobres colombianos, representados en la empleada de la casa, una mujer desplazada que está ahí para descubrir lo que sus jefes son capaces de hacer por la codicia.

El poder de matar en una sociedad, la eutanasia, el suicido y el aborto son, nada menos, los temas que aborda ‘Voz’, obra escrita por el dramaturgo Víctor Quesada de la compañía  Exilia2 Teatro. El  montaje aunque aborda  temas serios no está planteada como un drama, sino como una comedia negra en la que ocho personajes, como una devota que se cuestiona su sexualidad o un padre que pierde su voz y solo se comunica con parpadeos, entre otros, reciben el anuncio presidencial de que se autoriza morir de forma higiénica y estética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.