William Guevara Quiroz: Esto-vi en 2014

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)2287

Actor egresado de la Academia Charlot. Dramaturgo y director del colectivo teatral Púrpura Creactivo. Director de Kiosko Teatral.

Destaco las siguientes obras junto con otras que lastimosamente no alcanzo a colocar en esta corta lista, por lograr mantenerme atento de cuerpo y alma frente a ellas. Mi emocionómetro estuvo a mil y gracias a estas experiencias, mi reconocimiento por el trabajo, profesionalismo y compromiso de mis colegas, me revitalizó el deseo de seguir trabajando por lo que nos une.

1. Monstruos marinos y cataclismos. Narradora: Carolina Rueda

Escuchar a Carolina es sentir como sus palabras viajan sin atajos hasta al cerebro de quien la oímos y dibujan imágenes precisas de lo que narra. En esta obra, nos comparte varias historias cargadas de misterio, amor y mundos extraños. Ella, contundente. Un viaje sonoro, cargado de matices y con un ritmo divertido y vertiginoso. La selección de estas historias están atravesadas por pequeñas o grandes lógicas o ilógicas, que mueven el piso. Agradezco especialmente aquella, La sirena, la de Bradbury… letal.

2. Donde se descomponen las colas de los burros. Umbral Teatro / Dramaturgia: Carolina Vivas. Dirección: Ignacio Rodríguez

Al llegar al escenario del Galponcito y verlo dispuesto y vestido de beigs para esta nueva obra, me sorprendió y cuando comenzó la obra con aquella canción me atrapó y ver a estos personajes viviendo la desaparición de un hijo, me conmovió. Un montaje sutil desde todas sus composiciones y por ello radical, agresivo y certero. Una mirada renovada de parte de la dramaturga y el director, sobre una amplia temática que ha trazado la línea creativa de Umbral Teatro y que aquí, con potencia poética queda clavada una denuncia o un grito, por nuestros desaparecidos.

3. Agamenón. Centro García Márquez “El original” / Dramaturgia: Rodrigo García. Dirección: Sebastián Uribe Tobón

Con un delantal de Superman y botellas y canecas y guantes para labores domésticas, Sebastián nos lleva a este gozón y profundo mundo sin escrúpulos de Rodrigo García, con una vehemencia que sin duda se acopla a las necesidades del texto. Una obra dinámica y violenta, con moralejas dispuestas a ser descubiertas “si se os da la gana, si no me importa un c…”. Sebastián en esta obra pone todo su talento, vigor y entendimiento y se lo aplaudo.

4. Voz. Exilia2 Teatro / Dramaturgia y dirección: Víctor Quesada

Entre muebles transparentes y antisépticos, como metáfora de una higiene enfermiza, un grupo de personajes relacionados unos con otros no todos con todos, nos conducen a una dinámica sarcástica e irónica, sobre la eutanasia desde reglamentaciones de ley que la favorecen. Víctor se destaca como director de actores y sus actores de larga trayectoria, Consuelo Luzardo, Álvaro Bayona y Diana Ángel, entran en la corriente como actores lúcidos y poderosos, ofreciéndonos sin prejuicio sus puntos de vista. Una obra muy cuidada con escenas que sobresalen por su elaboración en los diálogos y la profundidad de los mismos detrás del humor negro.

5. Waldemarwolf. Dramaturgia: Michael Decard. Dirección: Laura Jiménez

Esta obra tiene como particularidad la dirección, pues esta vista desde la mirada especialmente femenina de quien dirige. Es delicada y logra en la levedad un aire sensual, misterioso, peligroso y finalmente macabro. Con unas actuaciones que importadas de la cotidianidad se leen veraces y se trasladan juguetonas al inmenso acuario, que con gustosos momentos sonoros y visuales, enriquecen desde el color en movimiento, esta vida de Cornelius apocada, inocente y en blanco y negro. Un detallado y sensible arranque de Laura en el mundo de la dirección.

6. Hienas beben brandy. Proyecto 7 pecados / Dramaturgia y dirección: Juan Camilo Ahumada

Lugar en donde el óxido habita, crece, se reproduce y muere. Lugar en donde todo está corroído y enfermo. Lugar en donde las violencias más odiadas se vuelven motivos y vulneran. Muerte a lo que da vida. Con un universo melódico ecléctico y un viaje entre lo poético y lo mundano, esta obra ubicada en el futuro, y sin ironía digo, posiblemente en un “posible futuro 1950”, se aferra a nuestra actual realidad escondida en lejanos caminos de nuestra geografía, para recordarnos que el instinto supera la emoción y la razón. Un Ahumada sin concesiones.

7. Déjame decirte algo. Colectivo Mukashi Mukashi / Traducción al español por Fabiana Medina de la obra Rémi De Vos. Dirección: Fabiana Medina

Odio lo que yo nunca logré ser, lo que no logré tener y desde ahí miro el mundo: Frustrado y parco. Obra cruel pero decididamente divertida, con un texto bien armado y con personajes bien delineados. Cortada cada 30 segundos o cada 2 minutos o 3, te cuenta toda una historia progresiva en pequeñas píldoras que saltan emotivamente a diferentes tiempos la una de la otra. Al gusto: Saín Castro. Al ojo: el diseño de luz. Al olfato: el de la directora.

8. Ositos de goma. Teatro R101 / Dramaturgia: Felipe Botero. Dirección: Ramsés Ramos y Hernando Parra

Construida por personajes, relaciones, situaciones y conflictos, ingredientes suficientes para edificar sobre estos fuertes cimientos, una obra sólida y temeraria, pero también desalentadora y ausente de héroes o heroínas. Personajes marcados por la impotencia y el fracaso dentro de un sistema que incita a la competitividad y al éxito. Cinco colombianos promedio que se presentan reconocibles, en una obra muy bien escrita, bien pensada y bien llevada por todo un equipo que desde su ángulo, da en el blanco.

9. Yo si le hablo al amor de mi vida. Correo de voz / Dramaturgia: Jonathan Londoño. Dirección: Jhanna Combariza y Jonathan Londoño

Aquí es: lo apuesto todo. Uno o varios hechos, pensaría yo que autobiográficos, se escriben en una obra que empalagándome el oído por el título, me generó todo lo contrario al verla. La dramaturgia de Jonathan me resulto rica en soluciones, entretenida y siniestra, ya que esto que comienza siendo un juego en el que compromete al público, que asienta su cabeza, se transforma en un remolino de agua que succiona nuestras rosas emociones, llevándonos sin autorización al dolor. Los directores se lucen también en el escenario exponiendo con altura y sin las trampas de las pretensiones, una obra transparente.

10. La técnica del hombre blanco. Teatro Vreve / Dramaturgia y dirección: Víctor Viviescas

Si esta obra llegase a tener quejas, aquí se le atiende. En la primera fila del Teatro La Candelaria, me senté dispuesto a una larga obra, y sin pasar dos segundos el tiempo se había olvidado, pues en el escenario estaban estos tres actores vibrantes que transformados de inmediato, iniciaron este complejo tránsito de relaciones y confrontaciones personales, que sin reposo alguno lograron conducirme al interior de sus pensamientos, miedos y pequeñas valentías. En el texto de Viviescas las palabras están calibradas y compuestas al detalle. La trama es bizarra y enferma, es decir: exquisita. La escenografía cuidadosa. La iluminación soberbia y el mundo acústico rico y desafiante. Mi obra 2014.

Bonus track: Teatro en el cine

War Horse, King Lear y A small family business (Un pequeño negocio de familia) tres obras del Royal National Theatre de Londres, presentadas en varias salas de Cine Colombia. Otra alternativa para conocer a bajo costo grandes montajes del teatro mundial.

Volver

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *