50 años del Taller de Colombia

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)103

En 1972 nació una obra, Génesis, teatro sin palabras, en la que se utilizó el cuerpo como principal lenguaje expresivo. Una obra que se convirtió en la «génesis» del proyecto Teatro Taller de Colombia, que en este 2022 cumple 50 años.

Jorge Luis Vargas y Mario Matallana eran dos jóvenes que venían del también muy joven Club de Teatro experimental café La Mama y decidieron dar inicio a su propio lugar para la creación y la investigación, a partir de principios impartidos por los artistas y teóricos Jerzy Grotowski y Antonin Artaud. A partir de sus propias inquietudes y en paralelo al agitado sentido revolucionario de comienzos de los 70, enriquecieron sus propuestas con directos contenidos sociales y políticos, enmarcados en lenguajes estéticos que se abonaron a su sello como colectivo, consolidado a través del tiempo. El Teatro Taller de Colombia ha escrito parte de la historia reciente de nuestro teatro con obras para calle y sala como El profesor Prometeo (1977), El inventor de sueños (1982), El jardín subterráneo (1985), La cabeza de Gukup (1989), Sinfonía de payasos (2000), El regreso de Don Quijote (2006) y con más recientes montajes como La parábola del tiempo, Canto de mar y amor, Éxodo, Eurídice, entre muchas otras.

Zancos, máscaras, instrumentos musicales, eventos en plazas públicas y comunicación permanente con otros artistas y públicos locales, pero también del país y de otros lugares del mundo, fundamentan el trabajo incesante de este colectivo, en camino a su crecimiento y el del sector.

El Teatro Taller de Colombia se ha empeñado en la apertura de espacios para la formación de artistas, que se evidencian en iniciativas como la Escuela Internacional de Teatro callejero y técnicas de circo en La jagua, en el departamento del Huila; también se comprometió con el Festival Internacional del Teatro de Calle «Al aire puro», un evento bienal que realizó desde 1997 y en 2019 llegó a su XII versión; y fue quien lideró el segmento de Teatro de calle del Festival Iberomericano de teatro de Bogotá durante sus años dorados.

A finales de la década del 80 adquirió su sede en el límite norte de la localidad de La Candelaria (Calle 10 # 0-55). Una casona colonial que ha servido de nido para artistas y públicos que han sido recibidos en esta antigua construcción, que abrió sus puertas para un destacado trabajo social en la zona. En 2019, y en la misma locación, nos sorprendieron con la inauguración de su maravillosa sala con capacidad para 160 espectadores, gracias a la Ley del espectáculo público – LEP y al apoyo de la Secretaría Distrital de Cultura, Recreación y Deporte. Una infraestructura destacada para este punto de la ciudad, que acoge importantes eventos y proyectos de Bogotá, como también, significativas acciones comunitarias.

Jorge Luis Vargas murió hace un decenio, dejando en las manos de Mario Matallana y su equipo, este proyecto que sigue vigente y que celebra este primer medio siglo, con el telón arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.