Victoria Hernández: Esto-vi en 2022

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando...

.. Comments (1)667

Actriz de teatro, cine y televisión, y directora de teatro. Inició sus estudios en arte dramático en la Escuela del Teatro Libre de Bogotá, en la que permaneció dos años. Su formación inicial, la complementó con diversos talleres con maestros internacionales de la talla de Luis de Tavira, Raúl Quintanilla, Pawel Nowicki y Ricardo Sarmiento. Maestra de actuación con 25 años de experiencia desde su proyecto de creación y laboratorio La puerta abierta; y se desempeña además como coach de reconocidos actores de Latinoamérica. Fue nominada como mejor actriz antagónica de serie en los premios India Catalina 2022, por la serie 1977. 

Recibir esta bonita invitación de William Guevara Quiroz para contarles a los lectores de Kiosko Teatral, cuáles fueron las 10 obras de teatro que más me gustaron entre las que vi este año para su especial #EstoVi2022, fue un regalo que me llegó con una sorpresa extra: Tenían 333 obras reseñadas (al 26 de octubre de 2022), es decir, que se programaron como cifra mínima, esas 333 obras en Bogotá durante este movido año. Aplausos comunidad teatral de Bogotá. Mi memoria, inquieta por este fascinante viaje que me proponen, puede jugarme una mala pasada y meter en esta lista alguna que haya visto antes, pero espero mantenerme lo más fiel posible al tiempo propuesto por la revista. Debo decir que soy una apasionada y cada vez más generosa espectadora de teatro y que he aprendido a no ver las obras oponiendo resistencia ante todo lo que yo no haría, sino al contrario, sorprendiéndome con esas lecturas y decisiones inesperadas, sin tratar de intelectualizarlas o necesariamente comprenderlas, mucho menos someterlas a mis juicios de valor. Creo que estoy más receptiva, el teatro es un gran entrenador de esa cualidad. También en la mirada presente de mi mapa teatral de este año, descubro y a ese descubrimiento lo acompaña una sonrisa, que vi mucho teatro y que fue difícil elegir 10, porque muchas obras me sorprendieron, me cuestionaron y seguramente me transformaron, pero hay que elegir. Estas son las que más placer me generaron durante y después de la representación. También en mi ejercicio constante de observación, noté que la cartelera es muy amplia y que casi siempre miro hacia los mismos espacios, por lo que probablemente me he perdido de obras que prometían un gran momento teatral, sólo por la pereza de no revisar toda la oferta antes de decidir qué ver o porque simplemente soy un ser rutinario, a mí pesar. Espero hacer justicia a las obras que reseñaré y agradezco a las 333 propuestas por creer y resistir. El orden sólo es resultado de mi manía de hacer agrupaciones por asociaciones.

Discurso de despedida / Colectivo Leviatán / Dirección: Gerardo del Razo

Trataré de ser lo más objetiva posible, teniendo en cuenta el gran cariño que siento por Victoria Duque y lo conmovedor que me resultó verla en escena luego de tantos años de amistad, porque la primera vez que nos vimos en un espacio de trabajo, estábamos explorando al gran Tennessee Williams, por quien compartimos nuestro amor y fascinación. Una actriz que nos lleva desde la desolación y tristeza de Rose en ese hospital psiquiátrico hasta las fantasías y ocurrencias de Amanda o las dicotomías y conflictos de Tom. Es una puesta sencilla, limpia, a cargo del mexicano Gerardo del Razo, que logra ser totalmente fiel al autor, incluso en la música, el tono de la actriz, los picos emocionales. Un gran encuentro con este ya clásico autor, gracias a un trabajo finísimo de dramaturgia que teje textos sacados de sus obras con las cartas de esta frágil jovencita que todos conocimos y amamos en El zoológico de cristal a través de Laura. Los momentos en que esa invalidez social y moral de los personajes se convierte en poesía, tan propios del autor, están también presentes y muy bien logrados por la actriz. Definitivamente, desde nuestro primer encuentro hasta mi encuentro con su obra, Victoria se ha convertido en una actriz sólida y contundente. Aplausos para ella y para el gran Tennessee, siempre.

Orestiada con corazón de mujer /  Ponte tra Culture / Dirección: Gianluca Barbadori

Una actriz, Valentina Blando, precisa, deliciosa, que nos ofrenda un trabajo minucioso de creación de acciones e imágenes que resultan contundentes, no desde la forma, no desde la emoción, sino desde la sencillez del recurso teatral que no se oculta y por el contrario se expone. Esta mirada a la Orestiada, que a pesar de estar dirigida por un hombre resulta tan femenina, es un regalo de Gianluca Barbadori y de su escritora Giuseppina Norcia, para quienes amamos los clásicos y también para los que no los conocen, no sólo por la riqueza de la escritura, sino por la profundidad de esa mirada sensible y tal vez sin quererlo, tan realista. Siempre he amado las reinterpretaciones de los clásicos que nos presentan esos sucesos tan lejanos en el tiempo, como si estuviesen ocurriendo justo ahora en mi realidad, y esto lo logran maravillosamente, nos llevan por infinidad de lugares, fechas importantes, personajes… Todo eso, con un vestido negro, una caja negra, una silla neutra y mucho, muchísimo talento de todo el equipo. Ojalá podamos verlos nuevamente en 2023.

Aleida a flor de piel / Teatro Nacional / Dirección: Sergio Cabrera

Escrita por Vladdo, dirigida por Sergio Cabrera y actuada maravillosamente por Paula Estrada. La escenografía es muy acertada, nos mantiene como espectadores conscientes y como parte viva de ese dibujo que mágicamente se va transformando ante nuestros ojos de un modo casi imperceptible por un lápiz gigante invisible para nuestros ojos. Aplausos para el director que nos lleva de la mano y nos muestra todos los rincones de ese universo de líneas y puntos, a medida que la vamos descubriendo y amando cada vez más a ella, la heroína. La manera en que Paula construye los instantes de esta mujer de papel, rígida y totalmente noble al mismo tiempo, contradictoria, bella, la manera en que aún por encima de lo que propone su autor, no traiciona a su personaje y se sostiene digna y enorme hasta el final, es de aplaudir. Yo, no pude evitar el verlo, sentirlo y transitarlo como un unipersonal en el que había un interlocutor ocasional, ajeno y al mismo tiempo dueño de ese universo maravilloso de la “caricatura” tan humana que nos regalan sobre el escenario. La vi en su estreno y Paula brilló y fue contundente, me hubiese gustado alcanzar a verla nuevamente más adelante, pero me perdí los cambios del texto, que al parecer fueron muy beneficiosos para la obra. Pronto regreso para Aleida a los escenarios.

Lo que está roto / Dirección: Sandra Suárez

Una mujer, una máscara, un montón de tierra y un tubo que se pierde sin fin en el cielo teatral. Así aparece ante nosotros como espectadores fascinados este unipersonal en el que Sandra Suárez lleva el pole al teatro y poco a poco, de manera casi imperceptible, nos cambia la ecuación y terminamos viendo como el teatro es lo más importante y el pole sólo el recurso. No se engolosina en el uso de su gran habilidad en el tubo, que la tiene, sino que nos da la dosis exacta para disfrutarla sin olvidar que es una historia triste, muy triste, la que nos cuenta. Su cuerpo es la herramienta, pero ella junto con el sonido, los objetos y la luz, logran estar unificados al servicio de la obra. Importante poner en las tablas el tema de las protestas sociales y el horror que las acompañó, importante entender que nos podemos pegar, reparar, aunque estemos rotos. Importante hacer memoria. Gracias, Sandra, por tu trabajo.

House of Bernarda / Teatro El Despecho / Dirección: Luis Daniel Abril

Si bien se han hecho montones de versiones “drag” de los clásicos, esta se sale del plano del ejercicio teatral con comunidades específicas para convertirse en una mirada muy profesional de la pieza de Federico García Lorca, a cargo de Luis Daniel Abril. Era arriesgado perderse en la forma y no lo hace, al contrario, es la forma la que la hace inquietante. Estas mujeres calvas, desvalidas, sumisas, al no ocultar su fuerza masculina, se convierten en poesía pura cuando se rebelan, indomables, ante la vara castigadora de su madre, Bernarda Alba, muy bien interpretada por Ricardo Vesga. Logra unos cuadros bellísimos muy bien apoyados por el vestuario y la luz, logra unos instantes dramáticos de gran intensidad y por supuesto, para los amantes de Lorca, logra ese universo femenino de libertades enjauladas, propuesto por el autor. Aplausos para el director.

Come and go / Teatro Estudio Meraki / Dirección: Julián Santamaría

Tres miradas, tres actrices, tres mujeres y una misma obra, la obra del teatro del absurdo, Vaivén, de Samuel Beckett, desde ser fieles a la propuesta por el autor, el abordaje clown y el tratamiento de pieza realista, nos regala tres momentos para disfrutar y deleitarse con los juegos que le propone su director Julián Santamaría a sus tres actrices, fantásticas las tres. La luz es hermosa, tanto, que no hace falta nada más en escena para acompañar este juego; logra transitar con ellas los géneros y las atmósferas de forma clara, resaltándolas y ocultándolas al mismo tiempo como si se tratara de un juego de escondidas. Fue, definitivamente, un gran momento teatral, un divertimento sencillo y agradable que no pretende ser otra cosa, pero logra serlo justo por eso, la ausencia total de pretensión. Aplausos para todo el equipo.

El pato salvaje / Casa del Teatro / Dirección: Sandro Romero Rey

Dos horas y media de teatro y sin intermedio no son fáciles de digerir. A mí, en lo personal, no me gusta el teatro largo porque inevitablemente termina siendo aburrido, no sólo porque es difícil mantener la atención en el escenario, sino porque definitivamente no somos un público educado para ello. Sin embargo, esta puesta en escena de esta versión del clásico de Ibsen, logró mantenerme atenta la mayor parte del tiempo. Muy bellas actuaciones de Bernardo García y Fernando Pautt que dan fe de que las horas de escenario cuentan cuando te enfrentas a un texto como este; es un placer oírlos hablar, verlos moverse por el escenario, incluso estar quietos. Muy acertadas las decisiones tomadas por el director Sandro Romero Rey y su mirada de esta historia, fría y desesperanzada, que sin grandes sobresaltos nos conduce como en un largo sueño, por los recovecos de la mente del hombre y sus conflictos éticos. Larga vida a los clásicos.

Sólo me acuerdo de eso / La congregación / Dirección: Johan Velandia

Johan Velandia es para mí, casi que una garantía de buen espectáculo. Siempre acertado en la elección de las historias que quiere contar, siempre rico en recursos teatrales, siempre rodeado de buenos actores. Había visto el cortometraje realizado con Santiago Alarcón y aunque son dos lenguajes tan diferentes e incomparables, la puesta logra la misma atmósfera que logró ya el director en el audiovisual y eso es de aplaudir. Johan nos lleva nuevamente a Dylan, a ese asesinato a manos del ESMAD llorado por toda Colombia, lo presenta ante nuestros ojos y nos obliga a recordar la historia acompañando al protagonista, esta vez Juan Pablo Barragán, en ese viaje por esa memoria nublada y confusa por el humo de las papas bombas, los gases lacrimógenos y el grito. Es conmovedora, confrontadora, necesaria. Aplausos a todo el equipo.

Torta Genovesa / Los hijos del ocio / Dirección: Rubén Darío López

Una historia muy local, realista, hiperrealista, con una simultaneidad en escena interesante. Su escritor y director, un joven con gran futuro, Rubén Darío López, indaga esta vez desde la cotidianidad de una familia caleña, que bien puede ser la suya, momentos de una colombianidad deliciosa. Durante la función, todo el tiempo me pregunté, ¿cuál es el tema? ¿es la muerte? ¿es la ausencia? ¿es la familia? y al final, con una sonrisa mental, me respondí: es la vida, el tema es la vida. Así de sencillo, la vida no tiene un tema específico, la vida es de por sí un gran tema y esta obra logra eso, ser vida real puesta en escena. En la vida, la mayoría del tiempo no estamos diciendo cosas profundas y trascendentales, justamente porque estamos ocupados en eso que llaman vivir. Y eso logra la obra, un gran momento de vida real en el que los personajes, muy colombianos como ya dije, transitan esas situaciones con una emocionalidad muchas veces desbordada y sin miedo a ello, porque esa también es una característica muy propia de nuestra esencia tropical, y si queremos retratar la vida real, pues eso también hace parte de ella. Me gusta el riesgo. Aplausos a todo el equipo.

Pies morenos sobre piedras de sal / Abra Teatro / Dirección: Adela Donadio

Una pieza deliciosa que logra tejer entre la música, el texto y los contrastes entre los diferentes espacios, una historia en la que estos nueve personajes se encuentran en un cruce de caminos lejano y abandonado de La Guajira. Ese lugar los significa, ese abandono y desolación son una analogía al abandono y desolación que ellos sufren. El texto de Ana Vallejo es maravilloso, la dirección de Adela Donadio impecable y madura, la música (importantísima) logra narrar, en conversación constante con una voz, al tiempo que narran las palabras y los sucesos. Los ya habituales actores y actrices de este colectivo, siempre limpios y poderosos, Rosario Jaramillo, Carlos Mariño y Brunilda Zapata, no necesitan más halagos que los contundentes aplausos que recibieron al terminar. Ojalá podamos tener esta obra otra vez en cartelera pronto.

No quisiera cerrar sin hacer dos menciones especiales: Una a la obra, Inserte título amoroso, de la compañía Gente Anónima, escrita y dirigida por Mariana Haybech y Diego Quintero y actuada entre otros muy prometedores jóvenes actores y actrices, por Jaime Arciniegas. Arriesgada, joven y vibrante, me regalaron un divertido momento teatral este año, ojalá regresen. La otra mención es a ciertas hermosas interpretaciones que vi este año y que hacen que estos nombres hagan aún más atractiva para mí una propuesta antes de decidir qué ver, cuando me dispongo a ir a teatro. Aplausos muy sinceros para Juan David Osorio, Chichila Navia, Natalia Ramírez, Emanuel Restrepo y Ricardo Mejía. Y este 2023, vamos más al teatro.

One Response to Victoria Hernández: Esto-vi en 2022

  1. Clara Aide Rivera Ceron dice:

    Mi voto va por la obra
    torta Genovesa
    Excelente puesta en escena
    Muestra realidades, que el teatro te hace interiorizar
    Mejor
    Director Ruben Dario López
    Gracias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.