Artes Escénicas del Poli y UPN se pronuncian

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)937

Foto tomada de la cuenta de Twitter La Pedagógica radio.

El cuerpo de profesores de diferentes instituciones se han pronunciado apoyando el Paro Nacional que se viene realizando desde el 28 de abril de 2021. A continuación les compartimos dos de estas manifestaciones que vienen de facultades de Artes escénicas de Bogotá:

Los docentes del programa Artes de la Escena de la Institución Universitaria Politécnico Grancolombiano:

Como profesoras y profesores de Artes de la Escena del Politécnico Grancolombiano, pero sobre todo como seres humanos, nos permitimos pronunciarnos frente a las circunstancias acontecidas en nuestro país, en los últimos días. Exigimos al gobierno colombiano parar la militarización del país y detener el asesinato y desaparición de las personas que se manifiestan en calles y espacio públicos. Exigimos establecer urgentes canales de diálogo con la ciudadanía que permitan dar respuestas a las necesidades manifiestas por las diferentes poblaciones y sectores a nivel nacional.

Invitamos a la Institución Politécnico Grancolombiano a respaldar las reivindicaciones populares, sociales y políticas que desde diferentes sectores nacionales se están presentando contra las reformas que el gobierno actual pretende imponer. También, solicitamos a las directivas establecer canales de comunicación amplios frente a las exigencias que las y los estudiantes han realizado en sus comunicados donde valientemente exigen a la Institución un pronunciamiento contundente que rechace la brutalidad policial, los asesinatos, agresiones físicas y sexuales, persecuciones y desapariciones en todo el país.

Nuestros estudiantes también piden manifestaciones frente a la pérdida del ojo derecho de Leidy Cadena, estudiante de ciencia política del Poli. Esperamos que la Institución no dé la espalda a la comunidad estudiantil en general que ha liderado estas movilizaciones que están transformando la participación política en Colombia, ni mucho menos al país mismo que ve cómo la protesta social es criminalizada y como, una vez más, el conflicto político y social es militarizado por parte de un gobierno que parece determinado a acabar con todos los que tengamos una idea de país distinta a la del neo-liberalismo extractivista.

La educación es un derecho fundamental tutelado por nuestra constitución. Como derecho fundamental esto implica que se sitúa al interior del marco de nuestro Estado Social de Derecho. Por ello, la educación no puede tomar una posición “neutral” en relación a la situación socio-política del país. Su deber es precisamente ubicarse en un lugar democrático como promotora de ciudadanos en grado de construir activamente dicho lugar. Ante la violación de nuestro Estado de Derecho por parte de una fuerza estatal que precisamente tiene por objetivo garantizar la seguridad de los ciudadanos nuestra comunidad académica no puede callar. Varios de nuestros derechos elementales están siendo violados por el mismo Estado: el derecho a ejercer la democracia a través de la protesta, el derecho a la libre expresión, el derecho a la integridad física y la seguridad, el derecho a la vida.

Como educadores nuestro deber no es sólo condenar esta deriva anti-democrática de nuestras propias instituciones sino respaldar a nuestros estudiantes para que sus derechos no sean vulnerados cuando precisamente están ejerciendo ese rol activo de ciudadanos demócratas que es uno de los objetivos más importantes de nuestra labor.

Miércoles 5 de mayo del 2021

Pronunciamiento público del profesorado de la Licenciatura en Artes Escénicas de la Universidad Pedagógica Nacional:

Al llegar la noche en las grandes ciudades del país, llegan los fantasmas de la muerte, los mismos que durante años han transitado por los campos colombianos.

La idea y la ideología en la que se revuelcan los gobernantes en este oscuro momento del país privilegia la muerte sobre la ciudadanía, el silencio sobre la voz que se levanta y grita. La calificación de vándalos y terroristas a todos aquellos que se alzan contra la arbitrariedad ha sido el pretexto para poner contra la pared (pocas veces más literal) no solo a quienes enarbolan las banderas que representan muchas frustraciones, miedos, desasosiegos, sino a la sociedad en su conjunto.

La militarización del país, el ideario de sometimiento por la fuerza hace más necesaria que nunca la inclusión de una agenda educadora y educativa que permita a los ciudadanos sentirse parte de un colectivo humano, solidario, incluyente, que contrarreste este oscuro panorama de desolación y muerte que hace mella en el inconsciente colectivo, ya de por sí agotado y agobiado por tantos encierros y limitaciones a sus derechos.

Nuestra voz de solidaridad y aliento a todas y todos aquellos que arriesgan su vida solamente con el gesto de abrazar una causa, una bandera, y salir a la calle a mostrar su inconformismo contra un gobierno sumido en la propia contemplación de sus miserias. Solo queremos salir y volver a nuestras familias. Solo queremos reclamar por un país
arrebatado. Solo queremos que, por fin, llegue el fin de una generación despiadada y miserable que nos priva con tesón de la paz y de la vida.

Martes 4 de mayo del 2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *