Brindo

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)204

Por William Guevara Quiroz

Director de Púrpura Creactivo y Kiosko Teatral 

¡Que año extraño!

Para el mundo ha sido un periodo lleno de retos, muchos no vencidos. Lamento enormemente cada fractura de felicidad que este año ha generado. Lamento cada encrucijada que se sumó a este año 2020, como si las habituales fueran pocas. Pero me alegra, me produce una gran emoción, me sensibiliza hasta le borde, el ser testigo de como mi raza ha enfrentado este choque histórico, al que nos conminó el Covid-19. El apoyo emocional y físico que compartimos habla de que aún no estamos perdidos.

Aunque finalizando el año el panorama no cambia, ya que estamos viendo como otros países vuelven al aislamiento estricto, no puedo dejar de pensar que, así nos toque regresar a nuestra guaridas, saldremos bien librados. Como en cada batalla, con bajas, pero victoriosos.

El sector teatral de nuestra ciudad es un ejemplo de esa valentía humana.

El panorama desolador que se impuso ante los ojos de los dedicados a las artes escénicas, se comenzó a transformar al paso de cada día. Es cierto, aún no estamos en los escenario como antes, algunos aún no hemos llegado, pero fue un año para repensarnos como especie, como ser social, como ser político, como ser económico, y obviamente como ser artista, y eso trae evolución.

La rica oferta creativa de gran parte de 2020 habla de ello. Una ola inmensa y potente de propuestas nos inundó alegremente, que leídas por el filtro del audiovisual, cobraron vida, permitiendo la creatividad como vehículo de la imaginación, el testimonio, el descubrimiento, la denuncia, el análisis, el entretenimiento, el desahogo.

Y los que volvieron a las salas… ¡aplausos! Debo confesar que mi rol como espectador me tenía un poco agotado. Había llegado a un lugar en el cual veía todo sin admiración, y quiero dejarme/le esta pregunta ¿sería que estaba cansado de ver tanto teatro o sería que nuestro teatro se estaba acomodando sin riesgos, ni ricas apuestas, ni aventuras sinceras? Pero este año, al regresar a la silla del espectador, de nuevo viví explosivamente ese lugar, gracias a Teatro de la memoria, La otra danza, Fluxus Teatro, Varasanta, entre otros.

¡Ah! Y otra pregunta: ¿será que durante este año, de verdad algo sucedió al interior de nosotros y eso marcará otra etapa en nuestras búsquedas y apreciaciones artísticas?…

Cierro mi año con agradecimiento por lo aprendido y con admiración por mis colegas del teatro y el circo que no bajaron la guardia, que no se dieron por vencidos, que no dejaron de pensar que regresaremos, que regresaron, que levantarán sus copas para brindar por ellos mismos porque aunque todos sabemos que nunca el arte dejará de ser un acto de resistencia, este año lo fue el doble.

¡Super 2021!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *