Milena Rodríguez: Esto-vi en 2022

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas No hay valoraciones
Cargando...

.. Comments (0)246

Actriz de teatro desde hace más de 20 años, narradora oral hace 5 y programadora artística en diversos escenarios tanto locales como distritales. Se ha desempeñado como gestora y líder de procesos comunitarios y artísticos en la localidad de Bosa, ha coordinado festivales como Bogotá de Cuento, el Festival de los Jóvenes creadores de Teatro Alteratro y el Festival Bosa Vive Teatro de la Red GTI-Bosa. Su trayectoria y experiencia se la debe en gran parte al sector teatral comunitario y al trabajo en red.

Desde que me inicie en el quehacer teatral y me acerque al llamado “Sector de Teatro Comunitario” la categoría “formación de públicos” ha sido una constante labor de gestores comunitarios, directores, actrices, actores y en general un gremio de artistas que en las periferias buscan establecer un permanente dialogo con el público con el objetivo de fortalecer el consumo teatral y fortalecer el pensamiento crítico. Es por ello, que esta invitación que me hace Kiosko Teatral es la posibilidad de reflexionar sobre el ejercicio de ir a ver teatro, de ser honestos como público y lograr dejar en la palabra escrita lo que experimentamos, sentimos y nos llevamos a casa al final de cada obra vista. Aquí me permito reflexionar sobre las obras que pude disfrutar en escenarios teatrales reconocidos, pero también y con mayor énfasis, obras que circulan en escenarios comunitarios y se gestan en espacios alternativos, la voz puesta en esta reflexión, son las voces de los espectadores con los que dialogamos en los “foros con el público” cuando tenemos la posibilidad de experimentar el goce teatral.

Emilia en voz del olvido / Corporación Cultural Tercer Acto / Dirección: Daniel Castro

La dirección y dramaturgia de Daniel Castro en un monologo sobre el conflicto armado y la tragedia que vive una mujer, Emilia, quien desde su soledad nos lleva por sus memorias, las alegrías de sus recuerdos y el dolor de haber parido para la guerra y haber perdido a su familia. Una historia que nos recuerda las situaciones que han vivido cientos de familias por cuenta del conflicto armado en Colombia. La puesta escénica de una habitación con rastros de abandono, un pueblo viejo acartonado en el que Emilia quema sus recuerdos y el olor de las hierbas aromáticas que prepara, generan en el espectador una complicidad con su historia y es desde el compartir de una aromática, que el público pasa de ser un simple espectador a ser un personaje más de las memorias que habitan en el recuerdo la voz de Emilia. La representación que hace Diana Morales de Emilia es sin duda emotiva y honesta y nos recuerda la importancia de hacer memoria para reparar, sanar y olvidar.

16, Calle Sant Climent Sin Mente Teatro / Dirección: Edna Roció León

Es refrescante ver a una joven directora y dramaturga, ya que nos propone una puesta escénica estructurada. La dramaturgia de las cuatro historias que se van encontrando en una calle donde la necesidad, el abandono, la obligación y los poderes se van manifestando a medida que descubrimos los conflictos que cada uno de los personajes viven. La puesta escénica está muy bien lograda, pues en la distribución y uso de los elementos se logra dibujar el lugar por el que transcurren las historias, el color de los elementos, vestuario y la iluminación generan una atmosfera acorde a la historia. La música de Diego Cañón por su calidez y calidad refuerzan cada uno de los elementos escénicos y los personajes picaros, dramáticos y hasta cómicos nos dejan ver el profesionalismo de sus actores y el trabajo de dirección de una mujer que me sorprende en un mundo donde aún las voces femeninas en la dramaturgia y la dirección siguen siendo pocas.

La historia del conejo embustero / Teatro Experimental de Fontibón – TEF / Dirección: Emilio Ramírez

Ver a uno de los grupos de larga trayectoria en la escena teatral de calle, con contenido de obras que retratan el conflicto colombiano en una faceta como lo es el teatro infantil, resulta atractivo. La puesta escénica como siempre para quienes hemos seguido la obra del TEF, no decepciona, pues el gran formato sigue presente pero esta vez bajo la arquitectura del Teatro de la Comedia, al mejor estilo del siglo XVI, con un escenario que lleva al público a la época del teatro Juglar, un vestuario propio de la época y la calidad de las máscaras de los personajes animalescos, logran que la fábula adquiera ese componente mágico que para un público infantil es importante. El TEF siempre sorprende y en esta ocasión la propuesta musical en vivo, nos demuestra el compromiso de los actores con la formación musical escénica y su interés de explorar y ser quienes logren el ambiente sonoro de toda la obra.

Impropet títeres / Agarrapata Títeres / Dirección: Edgar Cárdenas

Cuando la improvisación, la comedia y los títeres se juntan, se obtiene una divertida propuesta escénica. Con un teatrino sencillo, luces básicas, un acompañamiento musical en vivo que ambienta las escenas y las situaciones propuestas, hacen que esta obra de títeres deje a un lado el guion y sea el público quien tome el mando de las historias. La obra lleva al público a jugar y proponer las temáticas que de manera muy astuta resuelven los titiriteros con sus más de 15 personajes o títeres bocones. Sin duda una obra que podrían disfrutar un público infantil y adulto.

Kory y Kinu / Colectivo Acto Gato / Dirección: Jorge Quesada

Una historia en la que a través de un personaje femenino “Kory” el público va desmitificando al héroe masculino y reconoce a la heroína que nos recuerdan las historias de las abuelas y los abuelos en los fogones y cocinas de leña, una propuesta dramatúrgica propia del director que invita al público infantil a reflexionar sobre el valor de la verdad, pero también a reconocer en los elementos escénicos propuestos, las tradiciones de los ancestros. Los titiriteros no tienen la preocupación de esconderse del público, lo que hace interesante que la atención se centre en los títeres y el ambiente propuesto, un vestuario que se camufla con los personajes y unos distanciamientos musicales hacen de esta técnica de títeres Peleles sobre mesa, una obra precisa para un público infantil y también para los gustosos de las técnicas titiriteras.

Mary para Mary / Escénica DC Arte / Dirección: Sebastián Illera

La dramaturgia de Paloma Pedrero lleva al público a un breve momento de la vida de Mari Wollstonecraft, una controversial escritora del siglo XVIII, reconocida por escribir la Vindicación de los derechos de las mujeres. Bajo la dirección de Sebastián Illera con la actuación de Karen Santana y una escenografía minimalista, donde los libros viejos, los hilos rojos que parecen telarañas entre otros elementos, llevan al espectador por el hilo de la vida de una mujer que nos habla de los dolores femeninos, el parto y la domesticación a la que han sometido a la mujer en una sociedad construida por el androcentrismo, negándole a ella su naturaleza propia, su lugar en la sociedad y la libertad que anhela para su hija Mary y para otras mujeres. En este bello y poderoso monologo, Mary habla con su hija Mary representada en una mariposa, sobre estas problemáticas que le aquejan cómo mujer. La música y la dramaturgia del color, generan en el público una reflexión profunda sobre el papel de la mujer en la historia pasada y presente.

Profecía / Fundación Socio Cultural Teatro Calle Colombia / Dirección: Jorge Rodríguez

Una obra producto de la investigación grupal, que bajo la dirección de Jorge Rodríguez y la codirección de Karen Vargas, proponen desde el lenguaje corporal una narrativa acerca del conflicto armado, y las voces de protesta social. Una obra con una diversidad dramatúrgica, relojes que simbolizan el tiempo pasado, presente y futuro, prendas que se transforman en cuerpos invisibles de quienes ya no están, un cardumen de personajes que habitan las ciudades, luces que dan una atmosfera a cada momento de la obra y sonoridades que nos recuerdan el dolor de la guerra, donde la palabra se reduce al mínimo y prevalece el lenguaje no verbal, son las cosas las que hablan y los cantos en coro los que sitúan al público en el hilo de la historia sobre la violencia en el país sin memoria. Una obra recién nacida que se gesta en escenarios no convencionales y que evidencian a través del profesionalismo de bailarines, artistas plásticos, músicos, actrices y actores la calidad del llamado teatro comunitario.

Driver / Deca Teatro / Dirección: Daniel Calderón

El monologo que nos propone Daniel Calderón es sin duda una propuesta innovadora, donde a través de “WhatsApp” el público interactúa con la obra, volviéndose un cómplice en la sonoridad y en los caminos que puede tomar el personaje, además el espectador puede ver esas escenas inexistentes que están en la obra y se muestran a través de la pantalla del celular. La imagen proyectada recuerda la película Intensamente, pues es allí donde podemos ver lo que él personaje vive, pero es su presencia y voz escénica la que nos presenta al subconsciente que dialoga con él personaje y el público, mostrando poco a poco el drama de la depresión. Un despliegue técnico preciso para el juego interactivo, una puesta escénica con elementos cercanos al personaje y unas imágenes un tanto abstractas que nos dejan ver los diversos procesos por el que pasan las personas que sufren de esta enfermedad.

Nana para bebés / Fundación Socio Cultural EOS / Dirección: Isaura Salamanca Valero

Es la primera vez que vivo la experiencia de ver y experimentar una obra pensada para madres gestantes, cuidadores, padres y por supuesto para la primera infancia. Esta obra nos sumerge en un ambiente onírico, es la preparación para irse a dormir, es la muestra de lo que para el niño y la niña es irse a dormir. Una obra que dispone al público en un estado contemplativo, dónde la palabra no existe, a cambio, los juegos vocales, la onomatopeya y la ambientación sonora tranquila y relajante van ambientando la historia, la luz cálida dispone al espectador a dejarse llevar al mundo de los sueños, los juegos corporales calmos entretienen al público infante y la colcha de retazos hacen que tanto niños como adultos disfrutemos del placer de irse a descansar y le recuerdan a mamás, papás, hermanos, hermanas mayores, abuelos, abuelas y cuidadores todo lo que viven cuando llega la hora de preparar a los más pequeños para ir a la cama. Esta obra es sin duda la primera y mejor experiencia para que los más pequeños, vivan la experiencia de ir al teatro.

Guaytipan o la Gaitana / Inti Amaru / Dirección: William F Quiroz

Una obra que hace parte de la trilogía teatral El desquite de los dioses. Es sin duda una muestra del sello teatral de Inti Amarú, que en esta ocasión proponen una historia basada en el texto de Oswaldo Díaz, el mito del Yacon de la Gaitana y la investigación propia del grupo con la comunidad Inga. Una guerrera indígena que venga el asesinato de su hijo a mano de los conquistadores españoles, una líder respetada por su comunidad que desde el dolor de una madre a quien le arrebatan a su hijo de la manera más cruel, decide empoderar a toda una comunidad de pueblos indígenas bajo la bandera de “no parir hijos para la guerra”. El trabajo corporal de los actores y actrices, la atmosfera ancestral y la sonoridad selvática, nos conduce a los espectadores a descubrir uno de los mitos olvidados de nuestra historia indígena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.